Capturas de pantalla como pruebas válidas en un juicio

En un proceso judicial, la captura de pantalla o pantallazos es utilizado para demostrar los actos de una persona o empresa, por ejemplo, lo que ha escrito en diferentes redes sociales como Facebook, Twitter o Whatsapp. Insultos entre personas, amenezas, declaraciones que pueden ser constitutivas de delito...

Las capturas también nos pueden servir por ejemplo para demostrar el contenido de una oferta de producto o servicio y sus condiciones cuando se contrató, sobre todo si luego hay conflicto entre las partes por el incumplimiento de estas.

Captura de pantalla como prueba en un juicio

¿Se puede usar una captura de pantalla en un juicio?


Con el paso del tiempo los mensajes escritos en las redes sociales o el contenido de una Web, pueden llegar a perderse y, desde el punto de vista procesal, el poder aportarlos como prueba en un juicio resulta bastante complicado.

Efectuar una captura de pantalla certificada por un perito o notario, así como la grabación en un dispositivo de almacenamiento externo, para poder presentarlas como pruebas en un juicio era la única vía posible.

Ante todo ha de tenerse mucha cautela con este tipo de pruebas puesto que son fácilmente manipulables. Se puede llegar a modificar y eliminar datos importantes, e incluso falsificar identidades.
En caso de impugnación es obligatoria una prueba pericial, con la que identificar el verdadero origen de la conversación, identidad de los interlocutores, fecha en la que se realizó, y la totalidad de su contenido.

Poner a disposición del Tribunal todas las contraseñas de acceso a la cuenta de la que se obtiene el pantallazo, es una prueba contundente que acredita veracidad a la conversación; así como aportar testigos que puedan corroborar la autenticidad de las conversaciones que se ponen de manifiesto en la captura de pantalla. Todo ello aumenta la credibilidad de este tipo de prueba.

Está demostrado que el pantallazo o captura de pantalla por si solo, no es del todo suficiente. Si se busca que tenga un valor probatorio es importante reforzarla para evidenciar la realidad del documento y que descarten su posible manipulación:

  • Fe Pública Notarial: Mediante un notario que confirme la existencia de los mensajes, correos, imágenes…
  • Fe Pública Judicial: El Secretario Judicial o Letrado de la Administración de Justicia levantará acta del contenido de los pantallazos, así como del dispositivo desde donde se realizaron.
  • Informe Pericial: Posibilidad de realizar una prueba pericial sobre el contenido de los mensajes electrónicos, o cualquier otro contenido almacenado digitalmente como ordenadores, móviles, redes sociales, páginas Web, etc.


Capturas de pantalla certificadas con Safe Stamper


Otra forma de garantizar la veracidad de una captura de pantalla son las certificaciones de Safe Stamper es otro tipo de prueba que justifica la autenticidad del documento descartando su posible manipulación.

La principal diferencia es que el pantallazo no es realizado por el propio usuario de manera manual desde su propio navegador, sino que es efectuado a través de un navegador virtual que maneja Safe Stamper, sin que pueda entonces haber manipulaciones en el contenido.

El certificado obtenido se encuentra disponible a consultar en una URL pública o protegida con contraseña, permitiendo al perito encargado o juez comprobar la total veracidad de la información.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE