Los delitos sexuales y sus penas

Entre los delitos sexuales, desafortunadamente, más frecuentes que tienen lugar se encuentran las agresiones, los abusos y el acoso sexual, que por lo general suele afectar más a mujeres que a hombres.

La agresión sexual es atentar con violencia y con intimidación contra la libertad sexual de una persona, sin el consentimiento de la víctima, siempre que haya contacto corporal entre la víctima y el agresor, sino sería una tentativa.

Las agresiones sexuales están castigadas con penas de prisión de 1 a 4 años, pero existen diversos supuestos. Las penas pueden incrementarse con prisión de 4 a 10 años y de 12 a 15 años si se dan determinadas circunstancias como si en la agresión interviene más de una persona, si la víctima es especialmente vulnerable, si el agresor es familiar de la víctima o si hace uso de armas.

Otro delito es el abuso sexual que a diferencia de la agresión sexual cuando hay abuso no tiene por qué haber violencia ni intimidación. La persona que comete el delito lo que hace es atentar contra la libertad sexual de la víctima sin si consentimiento, estos abusos pueden ocurrir en menores de edad. 

También se considera abuso sexual cuando el agresor obtiene el consentimiento de su víctima pero para ello usa una situación de superioridad. Estos delitos suelen tener penas de prisión de 1 a 3 años o multas de 18 a 24 meses. Cuando el abuso sexual consista en una relación carnal por la vía vaginal, anal o bucal las penas de prisión se elevan de 4 a 10 años.

Por último el acoso sexual es aquel delito que realiza una persona que solicita de otra favores sexuales en un ámbito laboral, docente o ante una prestación de servicios. El que comete el delito provoca en la víctima una situación intimidatoria y humillante. Este delito está castigado con arrestos de fines de semana, multas o incluso prisión en función de la gravedad.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE